Fondos concursables: el solitario paliativo para el deteriorado sector cultural ecuatoriano   

Autor: Aarón Fuentes  

 A inicios del pasado mes de diciembre se llevó a cabo el lanzamiento de la segunda Convocatoria 2021 del Instituto de Fomento a la Creatividad y la Innovación (IFCI). La Ley de Cultura expedida en diciembre del 2016 estipuló la creación del Fondo de Fomento de las Artes, la Cultura y la Innovación como un mecanismo para impulsar proyectos y festivales en el campo del arte y la cultura. La administración de este fondo estuvo regida por el Instituto de Fomento de las Artes, Innovación y Creatividad (IFAIC) y el Instituto de Cine y la Creación Audiovisual (ICCA), instituciones que luego de su cuestionada fusión dieron como resultado el IFCI. 

 

Alrededor de dos y medio millones de dólares (2’447.000USD) han sido asignados para dieciséis (16) líneas de fomento. Este monto se distribuirá en un total de 128 proyectos ganadores. Las postulaciones se realizarán en tres etapas, con montos pre-asignados y diferenciados. 

 

 

  Primera etapa
(del 30 de noviembre de 2021 al 7 de enero de 2022 
Segunda etapa
(del 30 de noviembre de 2021 al 14 de enero de 2022 
Tercera etapa
(del 30 de noviembre de 2021 al 21 de enero de 2022 
Monto pre-asignado  897 mil USD  550 mil USD  1 millón USD 
Proyectos beneficiarios  39  34  55 
Líneas de fomento  Movilidad   Desarrollo de Biblia: Largometraje de Animación o Serie Animada  Coproducción Minoritaria 
Procesos de Creación y Producción en Artes Literarias  Procesos de Formación de Autores en Escritura, Manejo Editorial y Repositorio  Procesos de Formación en Artes Escénicas y Artes Vivas 
Procesos de Creación en Artes Escénicas y Artes Vivas  Red de Espacios Escénicos  Procesos de Formación en Artes Plásticas, Artes Visuales y Artesanías 
Postproducción de Largometraje: Ficción, Documental o Animación  Producción (2da convocatoria EP Música Popular/Académica + Videoclip)  Cultura Viva Comunitaria Pueblos y Nacionalidades Indígenas, Pueblo Afroecuatoriano y Pueblo Montubio 
Co creación: Diseño y Artesanía  Producción de Cortometraje de Animación  Producción de Largometraje de Ficción para Pueblos y Nacionalidades 
  Producción y Montaje de Obras de Artes Escénicas y Artes Vivas   

Fuente: IFCI 

 

En la primera etapa se espera asignar un presupuesto de 897 mil USD a un total de 39 proyectos, de distintas líneas de fomento. En la segunda fase, el presupuesto es de 550 mil USD para 34 proyectos. Y la tercera etapa, con 55 proyectos, tiene asignado 1 millón USD en recursos.  

 

Lorena Robalino, recientemente posesionada como directora del IFCI, declaró estar preocupada por la transparencia con la que se han llevado concursos anteriores. Como respuesta propone que los jurados evaluadores de la vigente convocatoria sean extranjeros en su 90 %, y con “una perspectiva más técnica” de la disciplina artística en cuestión. Robalino descarta rotundamente la necesidad de que el jurado conozca el contexto y la trayectoria del artista concursante, de acuerdo a su criterio, solo se necesita tener en cuenta la calidad de la obra propuesta. Esta postura generó reacciones, Andrey Astaiza, director de la Escuela de Artes Sonoras de la UArtes no ve como una solución el convocar a un jurado mayoritariamente extranjero. Astaiza dice que eso sería reconocer que no existe transparencia en el país y que más bien debemos promover la “cultura de la confianza entre nosotros mismos, en nuestra ética”. Lo que él sugiere es apostar por un jurado mixto (extranjero y nacional) que esté especializado en la disciplina que va a evaluar. 

 

 Cifras sobre la distribución de los recursos 

  El estudio publicado por el Sistema Integral de Información Cultural “Diagnóstico de los programas de asignación de fondos no reembolsables en el Ministerio de Cultura y Patrimonio” brinda información importante sobre la distribución de los recursos. Del 2009 al 2016, el 50 % de los fondos ($2.193.992,75 USD) se han asignado a proyectos ganadores de líneas de fomento de las provincias de Pichincha, Guayas y Azuay. De ese 50 %, las provincias de Guayas y Azuay, han recibido el 16 %, es decir que a Pichincha se destinó un 34 % del total de los fondos. De ahí que el 50 % restante del presupuesto haya sido distribuido entre 21 de las 24 provincias del país. La asimetría en la distribución de los recursos es un factor que no se puede desestimar, ya que de su análisis depende el desarrollo de estrategias que permitan una mejor distribución del presupuesto. Es imperativo que la mitad de los recursos no se destinen tan solo a tres provincias durante ocho años, como ha sido en el pasado. 

 

 Después del 2010, el presupuesto destinado a festivales y fondos concursables nunca volvió a ser el mismo. El pico máximo, bordeando los $2’250.000 USD durante ese año, da cuenta de una época de bonanza que, de acuerdo a los recortes presupuestarios estatales, está cada vez más lejos de repetirse. Sin embargo, los recursos entregados a los festivales se ven más estables en comparación a otras líneas de fomento, debido, quizás, a la solidez de sus propuestas. Por otro lado, los fondos concursables de las demás líneas están siempre a merced de las metodologías y criterios de quienes las definen, volviéndose, acaso, más difícil su sostenibilidad en el tiempo.  

 

Según datos del IFCI, en la primera convocatoria del 2021, hubo un total de 391 proyectos postulantes y 46 ganadores en nueve (9) líneas de fomento de las disciplinas Artes Vivas y Escénicas; Artes Visuales, Artes Plásticas y Artesanías; Artes Cinematográficas y Audiovisuales; Artes Musicales; y Artes Literarias. 

 

Disciplina artística  Línea de fomento  Proyectos postulantes  Proyectos ganadores  Monto asignado  
Artes Musicales   Creación y Producción Musical
Música Popular 
118  18  230.897,94 
Creación y Producción Musical
Música Académica 
10  3  37.440 
Artes Cinematográficas y Audiovisuales  Nuevos Medios
Series Web 
40  3  75.000 
Producción de Largometraje Documental  9  1  55.000 
Producción de Largometraje Ficción  13  3  330.000 
Artes Literarias   Traducción de obras extranjeras al castellano y/o a lenguas ancestrales  5  0  0.00 
Traducción de obras ecuatorianas a idiomas extranjeros  12  1  10.000 
Artes Vivas y Escénicas  Creación y Producción de obras de Artes Escénicas y Artes Vivas  86  5  100.000 
Artes Visuales, Artes Plásticas y Artesanías  Investigación y Creación de Obras de Libre Creación  98  12  48.000 

Fuente: Resoluciones de la Primera Convocatoria 2021 – IFCI. 

 Con una tasa promedio de 14,16 % de proyectos ganadores en relación a los postulantes, el fomento de parte del Ministerio de Cultura necesita de muchas más herramientas para satisfacer los requerimientos de los trabajadores de la cultura.  Resulta evidente que todavía hay muchos artistas y gestores culturales que necesitan de recursos para llevar a cabo sus propuestas, y que los fondos de fomento no son la única respuesta que debe existir para atender estas demandas. 

 

Robalino: “una convocatoria que busca ser democratizadora y descentralizadora” 

Rueda de prensa del lanzamiento de la segunda convocatoria de los fondos concursables del IFCI. Fuente: El Observatorio.

Los conceptos “democratización” y “descentralización” fueron ampliamente abordados y marcan un punto de partida fundamental en la razón de ser de esta segunda convocatoria. A parte de “llegar a más espacios” del país, la descentralización se enfoca en las disciplinas artísticas, ya que, según lo expuesto por Robalino, en los últimos años el audiovisual ha sido el área que más recursos ha recibido, mientras las otras artes han tenido asignaciones de menor valor, dejando insatisfechas muchas de sus necesidades. En este sentido, el Estado dio pie a la creación de un ambiente de competencia entre ellas, en lugar de buscar disponer mayores recursos necesarios para el fomento de todas las artes y manifestaciones culturales 

 

Además, Robalino enunció que los recursos no podían quedarse nuevamente en Quito como en convocatorias pasadas. Por este motivo se ha implementado un plan de difusión a través de los GADs cantonales de todo el país, Instituciones de Educación Superior como la UArtes y UTPL, y las redes sociales de artistas y gestores culturales conocidos a nivel nacional. Sin embargo, al no contar con programas de promoción focalizados en provincias alejadas de ciudades capitales como Guayaquil, Cuenca o Loja, ¿qué garantía habría de tener proyectos ganadores en dichos territorios? Adicionalmente, la novel directora sostiene que la democratización de la convocatoria se traduce en varios ejes: no será necesario pertenecer al RUAC para poder postular; se manejará un lenguaje más accesible en las bases técnicas de las líneas de fomento; se simplificará la tramitología; también se busca reducir la brecha de género que ha existido en los proyectos ganadores de antiguas convocatorias, finalmente dice que se brindará el acompañamiento a los postulantes durante todo el proceso. 

 

 La política pública cultural debe ir más allá del fondo concursable 

 Las dieciséis líneas de fomento se sustentan, según lo publicado en el sitio web del IFCI, en artículos de la Ley de Cultura, recomendaciones de la UNESCO, proyecciones del Plan de Creación de Oportunidades 2021–2025 y tecnicismos de la disciplina artística correspondiente. 

 

Variables como la profesionalización y capacitación de artistas y gestores culturales, y la sostenibilidad de las iniciativas ganadoras han sido señaladas, por la dirección del IFCI, como variables que se tomarán en cuenta en la propuesta impulsada por el instituto en la convocatoria vigente. Sin embargo, desde varios espacios de la academia, se ha discutido sobre el monopolio que los fondos concursables tienen actualmente como herramienta de políticas culturales, tomando en cuenta que el andamiaje de un sector cultural no puede limitarse solo a ellos. Es necesario desarrollar un plan de fomento integral que incluya procesos como el levantamiento de información, formación de públicos o incentivos ajustados a las demandas diferenciadas de los diferentes eslabones de las cadenas de creación-distribución-exhibición. 

 

Paola de la Vega, investigadora de la UASB-Quito y gestora cultural, discute el rol de los fondos concursables en su artículo El trabajo afectivo y el trabajo instrumental en la precarización laboral de los actores culturales. En este texto De la Vega menciona que “(…) habría que preguntarse si políticas como la del fondo (tal y como están diseñadas actualmente) no están fomentando, más bien, la precariedad: (…) ¿Acaso con estos fondos no se precariza nuestro propio trabajo y el de los demás?”. Por ende, la vigencia de estos planteamientos no se pone en jaque con la convocatoria propuesta por el IFCI, y, por lo tanto, no trasciende lo estructural de las condiciones de laborales de los trabajadores de la cultura.  

 

Carlos Moreno, investigador y maestrante de la FLACSO, también critica las líneas de fomento en el artículo Elementos para pensar el mercado de las artes visuales y la precariedad en el campo artístico de Latinoamérica y Ecuador. Moreno exclama que “esto presenta diversas problemáticas, como la competencia entre artistas por los recursos y oportunidades, la limitación que representa la disposición en términos y clientelismo desde las instituciones públicas de cultura, o inestabilidad en las asignaciones y disposición de recursos limitada por el rendimiento de la macroeconomía del país”. En este sentido, los rubros destinados al fomento de la cultura han estado siempre a merced de los movimientos y transacciones que Ecuador ha tenido con otros países, de la variabilidad de los precios de los recursos naturales, y de los criterios de las direcciones de los ministerios de finanzas y cultura.  

 

¿Qué tanto habría de estructural en las propuestas que presuponen un cambio en la vigente convocatoria del IFCI? ¿Es posible marcar un “precedente” o “hilo narrativo e histórico consecuente con todo el sector cultural”, cuando parece no haberse tomado en cuenta las pérdidas sectoriales o los cambios del consumo cultural en la pospandemia? 

 

En este sentido, el Observatorio realizará un seguimiento alrededor de las políticas para el fomento de la cultura y las artes, una discusión que requiere seriedad y profundidad de análisis y reflexión consecuente con la realidad de los trabajadores de la cultura del país.  

 

Se puede acceder a más información sobre la convocatoria en: https://convocatoriascreatividad.gob.ec/ 

1 comentario en “Fondos concursables: el solitario paliativo para el deteriorado sector cultural ecuatoriano   ”

  1. Es necesaria una diferenciación entre el Trabajador del Arte que se dedica por completo a su trabajo, por ende a crear y proponer no habrá una evolución en los procesos. Por supuesto que estos procesos han precarizado al sector hasta con visualizar la cifra de 14.6./. de proyectos ganadores para entender que más del 80./. de procesos no han sido atendidos y quiza muchos de ellos fueron procesos valiosos. La solución esta en sostener los procesos en cada territorio que se haga efectiva la descentralización y la participación de los actores en la toma de decision de proyectos ganadores en niveles procesales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.