Julio Bueno, el perenne convidado de la política cultural ecuatoriana