Camino al 11 de abril, “Silla Vacía” fue tópico en La Noche Boca Arriba.

Este contenido es parte del proyecto Silla Vacía, una iniciativa del Observatorio de Políticas y Economía de la Cultura de la Universidad de las Artes. Síguenos en redes, conoce más sobre esta iniciativa y sé parte de la conversación. Por Oscar Maldonado.

Instalación de Silla Vacía en el lobby de MZ14.

Pablo Cardoso, director del Observatorio de Políticas y Economía de la Cultura de la Universidad de las Artes, participó de un nuevo episodio de La Noche Boca Arriba para analizar lo ocurrido en la primera vuelta electoral desde la mirada de la cultura. Acompañado de la gestora cultural y académica Paola de la Vega, el espacio radiofónico de Pichincha Universal abordó algunos temas relevantes estos momentos en relación con el Estado del sector artístico, cultural y patrimonial de cara a segunda vuelta electoral.

Pablo Salgado partió la conversación abordando los resultados de Silla Vacía, iniciativa del Observatorio que busca respuestas de los candidatos a la presidencia sobre sus planes para el sector cultural y artístico del país. “El trabajo del equipo de Silla Vacía confirmó que las propuestas para el sector son escasas”, dijo Cárdoso quien agregó que tras una campaña pública de interpelación que duró un mes, apenas tres candidatos accedieron a hablar: Arauz, Hervas y Velasco.

Tras afirmar que quedan más dudas que certezas tras la serie de entrevistas y la revisión de los planes de gobierno, Cardoso indicó que el análisis del proyecto determinó que rigen dos dimensiones discursivas en los planes: una vinculada a lo empresarial y a los postulados de la economía naranja y otra dimensión dirigida hacia la problemática de la gobernanza y políticas públicas de la cultural. “El discurso está limitado esas dimensiones y eso nos inquieta un poco”, agregó Cardoso. De la Vega comentó sobre la dimensión de una economía cultural liberalizada al decir que persiste un cliché que indica que la precariedad se salva haciéndote empresario. “La idea del artista que se vuelve empresario puede salir de la pobreza está muy presente y no reconoce que hay dinámicas en la gestión cultural y creativa que no tienen que ver necesariamente con lógicas de consumo y producción asociadas con la economía naranja”. La interculturalidad, los derechos culturales y el disfrute del patrimonio, entre muchos otros, son temas que no han tenido espacio de discusión. Ella agrega que en general la cultura ha tenido un “no lugar” en la agenda política y en las campañas presidenciales actuales, a la vez que comendó el trabajo de veeduría ciudadana y cultural realizado por el Observatorio.

Por otro lado, al desmenuzar la razón de existencia de Silla Vacía, Cardoso indicó que este proyecto responde a lo que tiene que ser el rol de una universidad pública en las discusiones sociales y políticas de un país, donde la Universidad de las Artes ha demostrado su interés y capacidad en insertarse en los debates relevantes y en ser un agente de propuestas. Así, con la segunda vuelta electoral a ejecutarse el 11 de abril, el proyecto Silla Vacía seguirá siendo un lugar de demanda de respuestas a los candidatos que se disputarán la presidencia ese domingo decisivo.

es_ESSpanish